Jorge González y 31 Minutos juntos en Viña 2013: ¡Qué agasajo musical!

Viña 2013 - Jorge González - 31 Minutos

El pasado 28 de febrero, durante la celebración del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, en su edición 2013, se presentaron 2 de mis chilenos consentidos y favoritos: Jorge González y 31 Minutos. ¡Uff, fue una velada musical increíble!
La transmisión se la debimos en México al canal A&E Latinoamérica, que estuvo pasando en vivo todos -o creo todos- los shows del Festival (hasta estos que pensé no serían populares y quizás no transmitirían). ¡Y lo más genial es que lo puedes escuchar completo en Youtube! ¡Gracias a quienes los subieron! 😀

31 Minutos Portada Facebook

Primero, los personajes del popular programa infantil chileno 31 Minutos dieron un concierto maravilloso, que demostró sin duda que cuando se tiene creatividad y se hacen bien las cosas no hay límites para lo que uno puede alcanzar. De verdad se los digo, ¡no se pueden perder por ningún motivo este grandísimo show! No importa si son fans de 31 Minutos o no, les aseguro que lo van a disfrutar! 😉 Es un espectáculo muy bien montado, de excelente producción escénica y musical. Y es increíble ver a toda la Quinta Vergara llena de jóvenes y adultos (muchos más que los niños) cantando y saltando. Es contagioso! Un conciertazo! 😀

Lo más maravilloso y a la vez sorprendente fue ver a los creadores cantando a la par de sus contrapartes de peluche, pero a plena vista! O sea, no estaban atrás de nada, se les podía ver claramente; y digo que fue sorprendente no por eso, pues me pareció muy justo y adecuado que pudieran dar la cara y dentro de todo llevarse el crédito que corresponde, sino lo que me llamó la atención fue darme cuenta de que en realidad esa situación no rompía la magia para nada. 😀 Uno podía estar viendo cantar a los personajes y al mismo tiempo a los creadores y quién sabe cómo pero se complementaban y se hacían uno solo.

Viña 2013 - 31 Minutos

Vamos, es obvio que para uno que ya no es un niño, no es un descubrimiento ver que no son los muñecos los que cantan; pero estoy seguro de que incluso para los niños mismos no resultó un shock ver a toda es bola de personas en el escenario, cantando y alentando al público al mismo tiempo que sus personajes favoritos; seguro que los niños lo disfrutaron tanto como los fans ya mayores… Y es que 31 Minutos tiene esa curiosa característica: se supone que fue creado como programa infantil, pero hoy día (no sé si desde el principio) tiene mucho auge entre los jóvenes y los ya no tan jóvenes, como yo, jeje. No sé si por su forma de contar las cosas, por sus chistes, por o bien hecha de su producción, por la calidad de sus canciones, o de qué se trata, pero es innegable que su público cautivo llega a los 35 años de edad y más.

Viña 2013 - Jorge González - 31 Minutos

Luego de 31 Minutos vino el mismísimo Padre del Rock Chileno: Jorge González, ex-vocalista de mi grupo favorito, Los Prisioneros (que dan origen a mi seudónimo en redes sociales) y autor, entre muchas otras, de la canción que da nombre a mi blog: “Una casa en un árbol“. Y más allá del concierto en sí, que para mí siempre es un gusto poder escucharlo, es necesario comentar todo lo que pasó en el escenario.

Viña 2013 - Jorge González

¡Jorge siempre ha sido todo un personaje! Es el clásico músico valemadre de los lineamientos establecidos, de las normas, de los comportamientos esperados. Es aquel que sale con la frase políticamente incorrecta, aguda, mordaz y puntual en el momento quizás menos deseado por quien lo contrata (o por los medios que lo transmiten). Es un músico que simplemente sale a hacer lo que sabe hacer -y muy bien, por cierto-: cantar, dejarse llevar y liberar sus múltiples y a veces medio notorios demonios a través de las notas de sus instrumentos y de las letras que compone.

Resulta un poco de risa y de pena ajena ver cómo los conductores y animadores del festival, Eva Gómez y Rafael Araneda, hacían hasta lo imposible porque Jorge les prestara atención mientras le regalaban uno tras otro todos los premios que Viña puede ofrecer, como si un artista de su especie de verdad se fijara en esas cosas. Y no es que no se los mereciera, eso ni duda cabe, pero dio la impresión de que ya estaba todo más que arreglado para ir escalando de un trofeo a otro sin siquiera esperar la respuesta del público, más bien adelantándose a que Jorge, con su conocido carácter y personalidad, no se le ocurriera irse y dejarles botado el teatrito de las premiaciones… Y al final, justamente eso fue lo que sucedió: Jorge ni los peló, recibió casi sin mirar la Gaviota y la dejó en el suelo junto a los trofeos previos, terminó su actuación y se fue para no volver, dejando atrás esas preseas más importantes para os organizadores que para él o sus músicos… o sus fans.

Viña 2013 - Jorge González - Gaviota

Al final, para no quedar mal, optaron por ir a buscarlo al camerino y entregarle la Gaviota, como una manera de legitimar el festival, como para mostrar que no hay artista en este mundo que no se sienta feliz por tan “honorífico premio”, como buscando demostrar que nadie está por encima del mismo, ni siquiera el ex-Prisionero. Y no es verdad que Jorge no haya escuchado al público o a los conductores, como ESTA NOTA absurdamente pretende mostrar, no; fue más que claro para todos los que lo seguimos y lo conocemos (por su música, por los medios, o que hemos tenido oportunidad de saludarlo e intercambiar algunas palabras) que simplemente se comportó como siempre, como él mismo… pues a estas alturas de su vida y su carrera, gaviota o no gaviota, seguirá siendo siempre Jorge González.

¿Quieres compartir esto?Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Email this to someoneShare on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *